Historia

La Asociación Cooperadora Amadeo Jacques del Colegio Nacional de Buenos Aires desarrolla su actividad colaborando con uno de los establecimientos educacionales más importantes del país.
A partir de la década del 50, los recursos aplicados por la UBA al Colegio comienzan a mermar, por lo que en octubre de 1960, un grupo de padres solicita autorización para constituir una Asociación Cooperadora. Esta solicitud es elevada al entonces rector de la UBA, Dr. Risieri Frondizi. La constitución de la Asociación Cooperadora es finalmente autorizada por resolución del 9/11/1960 del rector de la UBA.
Con el transcurso de los años, el Estado fue disminuyendo los fondos destinados al sostenimiento del Colegio. Esa carencia fue cubierta por la Asociación, la cual permanentemente suplió con creces, cumpliendo el objetivo planteado en el art. 1ª de su estatuto, la provisión de material científico y didáctico, el mantenimiento de la biblioteca, laboratorios, campo de deportes y sobre todo el mantenimiento de un edificio de gran envergadura, lo que permitió que generaciones de argentinos se siguiesen formando con un altísimo nivel de excelencia educativa.
En su aspecto legal, la asociación está constituida como una asociación civil inscripta en la Inspección General de Justicia. Tiene cuentas bancarias a su nombre, cumple con todos los requisitos legales exigibles y lleva adelante mecanismos de auditoria interna y externa.
Con muy pocas variantes en lo que implica su estructura administrativa, su gestión y la organización de su conducción, esta entidad llevó adelante el cumplimiento de sus objetivos durante cinco décadas. Si bien en todos esos años satisficieron todas las necesidades de la comunidad educativa, hoy en día su misión se ha vuelto mucho más amplia que una mera enumeración de funciones proveedoras.
Es por eso que, al llegar hoy a cincuenta años de existencia, se reposiciona para comenzar una nueva etapa de vida institucional.